Elecciones 2012-Monitoreo de Observacion Electoral Juvenil

Elecciones 2012-Monitoreo de Observacion Electoral Juvenil

¿Sabes cuántos candidatos hubo al Congreso Federal?

 

Candidatos al Congreso

3220

Puestos en el Congreso

628

Porcentaje de candidatos que accederán a un espacio en el Congreso Federal

19.50%

Candidatos que sólo harán campaña sin que logren llegar al Congreso

80.50%

¿Sabes de cuántos de esos candidatos logramos obtener información antes del 2 de Julio?

 

Candidatos

3220

100.00%

No logramos acceder a ningún tipo de información

922

28.63%

Con acceso a algún tipo de información

2298

71.37%

¿Sabes cuántos jóvenes disputaron un espacio en el Congreso Federal?

Candidatos al Congreso

3222

100.00%

Candidatos Jóvenes

456

14.15%

 

…Y ¿Cuántos de ellos lograron ser electos?

Legisladores Electos

628

100.00%

Legisladores Jóvenes Electos

22

3.50%

 

Composición por Género de Legisladores Electos 2012

 

Legisladores Electos

628

100.00%

Hombres Jóvenes Electos

8

1.27%

Mujeres Jóvenes Electos

14

2.23%

 

Jóvenes en el Congreso Federal

Partido o coalición

Senadores

Diputados

# Candidatos Jóvenes

# Jóvenes Electos

# Candidatos Jóvenes

# Jóvenes Electos

%

PAN

3

0

46

6

13.04%

PRI

4

0

65

2

3.08%

PRD

8

0

61

4

6.56%

PT

3

0

38

0

0.00%

PVEM

15

0

92

2

2.17%

MC

0

0

32

1

3.13%

Panal

5

0

53

1

1.89%

Compromiso por México

0

0

11

5

45.45%

Movimiento Progresista

1

0

19

1

5.26%

Totales

39

0

417

22

5.28%

 

Composición Cámara de Diputados

LXII Legislatura

(2012-2015)

Partido o coalición

Diputados Electos

Diputados Electos Jóvenes

% Diputados Jóvenes

PAN

114

6

5.26%

PRI

101

2

1.98%

PRD

44

4

9.09%

PT

11

0

0.00%

PVEM

17

2

11.76%

MC

10

1

10.00%

PANAL

10

1

10.00%

Compromiso por México

123

5

4.07%

Movimiento Progresista

70

1

1.43%

Total

500

22

4.40%

Composición por Coalición Cámara de Diputados

LXII Legislatura

(2012-2015)

Partido o coalición

Diputados Electos

Diputados Jóvenes Electos

% Diputados Jóvenes Electos

PRI-PVEM

241

9

3.73%

PRD-PT-MC

135

6

4.44%

PAN

114

6

5.26%

PANAL

10

1

10.00%

Total

500

22

4.40%

#DemocraciaJoven-12

Jóvenes Electos a la LXVII Legislatura del Congreso de la Unión

Partido Acción Nacional

6

Candidaturas Juveniles

Edad

1 María Teresa Esquivel Jiménez 28 25-05-1984
2 José Luis Usabiaga Oliveros 29 08-05-1983
3  Humberto Armando Herrera Prieto 26 06-08-1985
4 Gabriel de Jesus Cárdenas Guizar 25 28-06-1987
5 Juan Pablo Adame Alemán 26 12-09-1985
6 Enrique Alejandro Flores Flores 29 18-11-1982

Partido Revolucionario Institucional

3

Candidaturas Juveniles

Edad

1 Maricela Sánchez Velázquez 29 02-10-1982
2 Gloria Elizabeth Núñez Sánchez 28 20-03-1984

Partido de la Revolución Democrática

5

Candidaturas Juveniles

Edad

1 Crystal Tovar Aragón 22 23-01-1990
2 Marcelo Garza Ruvalcaba 28 08-09-1983
3 María Fernanda Romero Lozano 26 15-04-1986
4 María Guadalupe Moctezuma Oviedo 29 08-06-1983

 

Partido Verde Ecologista de México

2

Candidaturas Juveniles

Edad

1 Laura Ximena Martel Cantú 27 05-05-1985
2 Gabriela Medrano Galindo 29 27-06-1983

 

Movimiento Ciudadano

1

Candidaturas Juveniles

Edad

1 Luisa María Alcalde Durán 25 24-08-1987

 

Partido Nueva Alianza

1

Candidaturas Juveniles

Edad

1 René Ricardo Fujiwara Montelongo 28 07-04-1984

 

Compromiso por México

Candidaturas Juveniles

Edad

1 Paulina Alejandra del Moral Vela 28 22-08-1983
2 María Guadalupe Velázquez Díaz 27 29-04-1985
3 Laura Guadalupe Vargas Vargas 24 10-12-1987
4 Ana Isabel Allende Cano 29 29-06-1983
5 Ponciano Vázquez Parissi 28 29-10-1983

Movimiento Progresista

1

Candidaturas Juveniles

Edad

1 Jessica Salazar Trejo 21 30-05-1991

 

Invitación de prensa – 23 de Julio 11 am.

Invitación de prensa – 23 de Julio 11 am.

Elige Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos, en el marco del Fondo de Apoyo para la Observación Electoral 2012 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y del Instituto Federal Electoral (IFE), desde #DemocraciaJoven12 una iniciativa que pretende dar cuenta de la participación juvenil en el proceso electoral 2012, a partir del monitoreo de candidaturas al Congreso Federal, el análisis de las plataformas electorales y el monitoreo a las diversas formas de participación política, invitan a todos los medios de comunicación al desayuno y  conferencia de prensa en la que compartirémos información obtenida después de la elección del pasado 1 de julio.. La conferenciase realizará el próximo 23 de julio a las 11 de la mañana en el Hotel NH del Centro Histórico (Palma 42, colonia Centro, teléfono 51 30 18 50).

La información a compartir será la siguiente:

Acceso de las y los jóvenes a los espacios de la política formal. Sólo 212 de las 3 mil 320 candidaturas fueron para que las y los  jóvenes compitieran por un espacio en la Cámara de Diputados o en la Cámara de Senadores. Tras la elección ¿cuántos jóvenes menores de 30 años habrá en el Congreso?

¿De qué otras maneras participan las y los jóvenes en el contexto político? Compartiremos un panorama a partir de un mapeo de las movilizaciones juveniles a nivel nacional y de  las condiciones en las que se lleva a cabo esta participación. #Yosoy132 y otros movimientos juveniles se visibilizaron en este proceso electoral ¿cómo fueron recibidos en las diferentes entidades? ¿en cuántas de ellas sufrieron agresiones o violencia?

Análisis de la coyuntura poselectoral desde las juventudes. ¿Qué proyecciones tienen las y los jóvenes que participan en política a través de la movilización social y otras esferas después de las elecciones?

Esperamos contar con su puntual presencia el próximo lunes 11:00hrs en el Hotel NH.

 

 

 

Resultados del Monitoreo de Participación Juvenil Formal

Resultados del Monitoreo de Participación Juvenil Formal

Información inexistente sobre casi un tercio de candidatos al Congreso: Elige

  • Jóvenes sólo representan 9% de las candidaturas al Congreso federal; partidos no respetan cuotas juveniles.
  • Plataformas presidenciales no cuentan con propuestas que entiendan a jóvenes.

 

No existe información sobre el 29% de los candidatos a la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores a nivel federal, es decir, 922 de las 3 mil 320 candidaturas no brindan detalles de sus propuestas o perfiles a la ciudadanía, según reportó el monitoreo juvenil #DemocraciaJoven-12, iniciativa de la asociación civil Elige Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos, en conferencia de prensa.

Además, del total de candidatos, sólo 213 son jóvenes menores de 30 años, lo que representa 9% de quienes compiten por un escaño en el Congreso de la Unión. Esto a pesar de que 28.33% del padrón electoral está conformado por este sector de la población, de acuerdo con los resultados de #DemocraciaJoven-12 en su corte previo a las elecciones. Si se divide de acuerdo al sexo, 57% son candidatos varones y 43% mujeres. Estos datos evidencian la poca información que está disponible para que la ciudadanía ejerza un voto informado y la poca representatividad de las juventudes en las candidaturas, explicaron.

Respecto a las cuotas de jóvenes, se comentó que sólo el Partido Revolucionario Institucional (PRI) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD) las contemplan dentro de sus estatutos, sin embargo, en esta elección el PRI no cumplió con su cuota juvenil mientras que el PRD sí lo hizo. El Partido Acción Nacional (PAN) no cuenta con cuotas juveniles.

En cuanto al número específico de candidatos jóvenes que postula cada partido y coalición, #DemocraciaJoven-12 arrojó que el PAN cuenta con dos candidatos jóvenes como senadores de mayoría relativa, ninguno como senador de representación proporcional, 21 como candidatos a una diputación de mayoría relativa y 13 por representación proporcional.

De forma independiente, el PRI postula a dos jóvenes por senadurías de mayoría relativa, ninguno de representación proporcional, uno como diputado de mayoría relativa y 9 jóvenes como candidatos a diputados de representación proporcional. Como coalición con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM), sólo se encuentran 9 jóvenes como diputados de mayoría relativa, ningún joven compite como senador o diputado de representación proporcional.

El PRD cuenta con 6 candidatos jóvenes a senadurías de representación proporcional y 61 diputaciones del mismo tipo. Movimiento Ciudadano no tiene registrado ningún candidato joven al senado, sostiene dos diputaciones jóvenes de representación proporcional. El Partido del Trabajo candidatea a tres jóvenes como senadores de representación proporcional y 38 diputaciones jóvenes de representación proporcional.

Como coalición, los partidos de izquierda apoyan a un joven como senador de mayoría relativa y 19 jóvenes como diputados de mayoría relativa. Por otro lado, el Partido Nueva Alianza cuenta con un candidato joven al Senado por mayoría relativa, 9 jóvenes candidatos por diputaciones de mayoría relativa y 3 de representación proporcional.

Como parte de #DemocraciaJoven-12 también se revisaron las plataformas electorales de la candidata y los candidatos a la presidencia, según el monitoreo #DemocraciaJoven-12, la plataforma del Partido Acción Nacional (PAN) es la que más incluye a las juventudes, no obstante, tiene un corte sexista que sólo reproduce los roles tradicionales de género. Considera a las personas jóvenes como sujetos que se incorporarán al proceso económico y productivo del país, por lo que considera a la juventud sólo como una etapa de aprendizaje. En tanto, la plataforma de la coalición Compromiso por México busca aprovechar el potencial de las juventudes, pero siempre bajo el enfoque de sujetos pasivos que sólo son atendidos a través de políticas sociales y no como personas con derechos. A las mujeres jóvenes sólo se les incorpora como madres, de acuerdo al análisis efectuado.

Por su parte, el monitoreo indicó que la coalición Movimiento Progresista es la única que en sus propuestas incorpora los temas de Derechos Sexuales y Reproductivos así como la Equidad de Género. Coloca a las juventudes como actores protagónicos en el cambio del país, pero en sus planteamientos específicos mantiene el enfoque ambiguo entre las juventudes como sujetos pasivos y sujetos de derechos, explicaron los integrantes de Elige. La plataforma de Partido Nueva Alianza (Panal) hace énfasis en la educación, se enfoca en las y los jóvenes como estudiantes integrantes de la clase media que deben contar con atención. Carece de propuestas que fomenten el desarrollo integral de las juventudes, apunta el estudio.

La asociación analizó las plataformas bajo cuatro indicadores: importancia de las juventudes; cómo se considera a las y los jóvenes dentro de las propuestas: como sujetos pasivos, como problema que atender (tutelaje) o como sujeto de derechos; la incorporación de los Derechos Sexuales y Reproductivos además de la perspectiva de género. Los resultados indicaron que todos los partidos y coaliciones tienen propuestas para las juventudes, sin embargo, ninguna contempla a este sector como portador de derechos, además de que no consideran temas como participación juvenil e ignoran las diversas formas de ser de las juventudes. #DemocraciaJoven-12 es un proyecto de observación electoral organizado por Elige con el apoyo del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y el Instituto Federal Electoral (IFE). En julio próximo se informarán los resultados finales del proyecto.

El debate que hicieron las juventudes mexicanas

El debate que hicieron las juventudes mexicanas

El tercer debate

El 19 de junio tuvo lugar el tercer debate de los candidatos a la presidencia, a diferencia de los primeros dos, organizado de manera independiente al IFE.

 Gabriela Castillo,@gacasqui

El debate surge como una iniciativa del grupo “más de 131”, quienes como parte del movimiento #YoSoy132  lanzan la propuesta de un encuentro organizado por jóvenes con una amplia participación para dar lugar a un diálogo con los candidatos en el cual respondan de manera puntual a temas prioritarios de la agenda.

La polémica del debate empezó con la convocatoria. Todos los candidatos aceptaron ir al encuentro excepto Enrique Peña Nieto quien argumentó que no se cumplían condiciones de pluralidad y de imparcialidad. A pesar de que su decisión fue sumamente criticada, Peña Nieto le daba justo en el punto crítico que de este evento ¿serían los jóvenes de 132 capaces de realizar un debate neutral democrático a pesar de ser un movimiento declarado en contra del candidato priísta?

La organización del debate fue una labor titánica, a pesar de que el grupo de más de 131 se encargó de la logística y organización del evento, la cuestión de contenidos, la decisión de quienes participaría y las discusiones previas entre las mesas que se prepararon para dar las contrarréplicas fue hecha con diversos integrantes de #YoSoy132 de muchas universidades.

Para las selección de las preguntas se creó una plataforma electrónica donde se mandaron preguntas, hubo un total de 246.990 votos emitidos a través de la página de Más de 131:

Con respecto al debate se ha criticado que las preguntas fueron orientadas hacia la agenda progresista, sin embargo considero que una apertura tal de la determinación de las preguntas tuvo como resultado únicamente las cuestiones que los jóvenes que participan en las movilizaciones consideran prioritarias. No había manera de imponer una agenda por parte de un grupo organizador, ya que las preguntas fueron también propuestas por todo aquel que accedía a la plataforma.

No ha que confundir estas inquietudes y plantearlas como una visión de toda la juventud en nuestro país, ya que somos en México muchos jóvenes y no hubo una participación que fuera representativa de la diversidad del país, empezando por los millones de jóvenes que se encuentran sin la posibilidad de acceder a Internet. Lo que sí podemos afirmar es que fue una organización que no tuvo parámetros para excluir a quien quisiera emitir un voto o proponer una pregunta y a través del acceso abierto a la plataforma. Este fue un ejercicio plenamente democrático que abre nuevas opciones de participación a partir del uso de las herramientas tecnológicas disponibles. Los espacios cibernéticos han demostrado ser un nuevo escenario para la acción política.

La primera parte del debate se dio con un planteamiento inicial de cada candidato, seguido de preguntas divididas por temas que fueron presentadas por distintos alumnos quienes dieron una réplica a los candidatos. Las preguntas se generaron en grupos de trabajo de jóvenes divididas por temas. La posibilidad de cuestionar directamente a un candidato presidencial en un debate a partir de los planteamientos políticos y opiniones de jóvenes es algo inaudito y que debe ser reconocido como una apertura de los tres candidatos que asistieron.

La segunda parte del debate fue a partir de temas seleccionados y con la libertad de los candidatos de manejar su tiempo, cinco minutos, para establecer un diálogo directo y de confrontación de propuestas de manera más fluida y sin una determinación previa del orden de las participaciones.

La tercera fase del debate se dio a partir de las preguntas recolectadas a través de la plataforma electrónica y se repartieron en sorteo para cada candidato las preguntas más votadas.

Son muchas las críticas que se hacen al movimiento juvenil 132, sin embargo es un movimiento que surge hace poco tiempo y que ha resistido la efervescencia  de la coyuntura y ha logrado realizar iniciativas y acciones concretas. Este debate fue un éxito del movimiento estudiantil, el tiempo complejizará el proceso de articulación y organización de los jóvenes pero al día de hoy podemos decir que ha superado los primeros retos y que consolida una participación, si no de toda la juventud, sí de un grupo de jóvenes que se han consolidado como un actor político protagonista, abonando a la discusión pública de nuestro país.

Link del debate #YoSoy 132:

Observación Electoral Juvenil

Observación Electoral Juvenil

La observación electoral como nueva herramienta de las juventudes frente a los procesos electorales.

 Gabriela Castillo,@gacasqui

A lo largo de las últimas décadas se ha creado una imagen de las y los jóvenes como sujetos apáticos, alejados de las discusiones sobre lo público. El estereotipo de un joven irresponsable y que desdeña al sistema constantemente. La consecuencia de esto ha sido una constante mirada tutelar por parte del Estado frente a l a juventud. A pesar de que se han desarrollado en los últimos años un enfoque que ubica a los jóvenes como agentes de transformación, éste no se ha traducido en acciones de gobierno y una serie de polìticas públicas que ubiquen a los jóvenes como sujetos activos en la participación de los asuntos públicos . A pesar de que existe un creciente reconocimiento de su especifidad (problemáticas, necesidades,  intereses oportunidades que pueden ser potencializadas), no se ha logrado mirar a la juventud  más allá de la importancia de su volumen demográfico.

Este estereotipo se ha visto quebrantado en el proceso electoral que estamos viviendo, el despertar de los jóvenes en México soprendió a la opinión pública, a los partidos y al conjunto de la sociedad mexicana. Esta apatía hacia lo político se descubrió falsa, los jóvenes se asumieron y reivindicaron como  agentes de transformación y han emprendido una lucha en contra de los sitemas políticos que no los representan. Debemos ubicar este fenómeno en un contexto global, grupos de jóvenes y otros actores han salido a las calles, sea con demandas específicas, como es el caso de Quebéc y Chile con demandas sobre el sistema educativo y de México con el actual movimiento #YoSoy132; sea con críticas y exigencias a los sistemas políticos, partidos y la clase política, como es el caso de los indignados en España y Wall Street y la primavera árabe.

Las personas jóvenes en México no creen ni confían en las instituciones presentes en el sistema político. Existe una inconformidad y desconfianza en los políticos y en los partidos, esto se traduce en un alejamiento y en la poca participación de las juventudes. En México habían conformado  el rango de edad con mayor abtencionismo en las votaciones, y hasta el incidente ocurrido en la Ibero con el candidato priísta parecía que iban a ser n actor ausente en la coyuntura electoral.

Esta crisis que vivimos frente a las instituciones políticas presenta nuevos retos hacia las autoridades y estructuras políticas y específicamente en esta coyuntura hacia las autoridades electorales. El IFE enfrenta los mismos retos planteados a los partidos políticos y la clase política. Es necesario replantear el trabajo de vinculación y cultura civica que el instituto ofrece y acercarlo al conjunto de la sociedad y en particular con la gente joven. El IFE, a pesar de contar con más y mejores mecanismos institucionales que antes, no es una institución que genere confianza y certidumbre en la planeación y ejecución de las elecciones próximas. El fantasma del conflicto postelectoral del 2006 se encuentra muy presente en esta generación que ha salido a las calles el día de hoy.

Como consecuencia de esto, se han impulsado peticiones a partir de los grupos de jóvenes organizados que se relacionan con la observación electoral, tanto nacional como internacional, y de todo el proceso electoral. Se busca también una mayor transparencia, la exigencia de hacer público el algoritmo empleado por el IFE en el conteo de votos, da cuenta de esto.

El movimiento 132 ha lanzado una invitación a la población y especialmente a los jóvenes de participar como observadores electorales, incluso logró ampliar el plazo de inscripción para obtener la acreditación dada por el IFE. En redes sociales han surgido distintas iniciativas como la petición firmada por 72 600 personas en la página de internet www.change.org que pide apoyo a instancias internacionales para la supervisiòn del proceso, las invitaciones a participar en conteos ciudadanos a partir de fotografiar los resultados de cada casilla para poder compararlos con los resultados dados por el IFE y la creación de páginas web como www.contamos.org.mx donde se denuncian irregularidades del periodo de campañas y se hará una sistematización de la infirmación enviada el día de la jornada electoral.

 

La observación electoral acerca a los ciudadanos y los hace apropiarse del proceso electoral, la participación activa de los ciudadanos genera una mayor confianza y garantiza mecanismos de monitoreo para identificar y denunciar anomalías, así como abona a la legitimación de los candidatos electos a través de la certeza generada a partir del proceso. Sin embargo al estar hablando específicamente de los jóvenes, habría que plantearnos algunas preguntas. ¿Es necesario generar estándares de observación que nos permitan recopilar información sobre el comportamiento electoral de los jóvenes?¿es la observación electoral un mecanismo asequible y eficaz para los jóvenes? ¿cómo es posible generar una valoración juvenil del proceso electoral? ¿son las nuevas tecnologías y las redes sociales una herramienta adecuada para estructurar y realizar observación electoral?

 

¿Es necesario generar estándares de observación que nos permitan recopilar información sobre el comportamiento electoral de los jóvenes?

 

Es necesario obtener información sobre los jóvenes, para poder identificar como se comportan, sus tendencias y para abonar a un diseño institucional que sea incluyente a partir de a información obtenida. Es importante ubicar la actuación y papel que tienen los jóvenes en el proceso electoral para poder identificar. Para ello es hay que diseñar mecanismos y cuestionarios que busquen la especificidad de esta información.

 

Sin embargo, la generación de estas metodologías de recolección de información no promueve una participación activa de los jóvenes, sólo los analiza, genera herramientas útiles, pero impide una valoración del proceso electoral desde jóvenes. Es necesario desarrollar estrategias que pongan como protagonistas a los jóvenes permitiendo que la valoración del proceso electoral que surja desde su propia acción, reflexión y recolección de información.

 

Sin esta participación los jóvenes no tendrían porqué sentirse incluidos ni partícipes en la labor de monitoreo.

 

¿Es la observación electoral un mecanismo asequible y eficaz para los jóvenes?

 

La observación electoral pretende indagar, caracterizar y divulgar una elección. Quienes realizamos seguimiento a los procesos electorales, buscando la documentación e identificación de aspectos específicos dentro del procesos, necesitamos también tener la capacidad de estructurar los distintos elementos presentes en su análisis y a partir de esto generar una valoración del proceso. Pero la observación electoral no concluye sino con la difusión de los resultados del proceso y cobra sentido al incidir políticamente, sea en los medios de comunicación y opinión pública, en las instituciones internacionales o al interior de la misma sociedad civil.

 

Los resultados provenientes de un proceso de observación tienen un peso importante en la valoración de las elecciones por los distintos actores y pueden abonar o mermar la legitimación con la cual llega un candidato electo al poder. La medida del impacto que puedan tener los informes de observación electoral depende de la difusión que se le pueda dar y de la credibilidad de quien realiza la observación. La credibilidad que obtienen estos ejercicios depende en gran medida de la aceptación y reputación de quien los realiza, lamentablemente los jóvenes no somos actores políticos que sean reconocidos en todos los espacios y a pesar de poder generar los procesos de una manera adecuada, nos presentamos con dificultades para exponer posturas propiamente juveniles en los espacios de incidencia política.

Para hacer de la observación electoral una herramienta eficaz y asequible para los jóvenes se debe de contar con una organización, recursos y metodologías adecuadas para lograr una documentación que permita producir un diagnóstico acertado y que de confianza a los distintos actores y tenga un impacto real. El derecho a ser observador electoral, que todo ciudadano tiene, no es lo mismo que la posibilidad de hacer una observación efectiva.

 

¿Cómo es posible generar una valoración juvenil del proceso electoral?

Generar una valoración juvenil a partir de una sola visión desde la juventud sobre un proceso electoral es imposible. La juventud es sumamente diversa y difiere en sus posturas, actividades y condiciones sociales, debemos entender que dentro del concepto de juventud encontramos una variedad de actores que responden a incentivos e intereses distintos.

La generación de una valoración del proceso desde una mirada juvenil depende del apoyo que se pueda brindar a grupos de jóvenes que puedan diseñar, implementar y analizar un proyecto de observación electoral, así como de la validación por otros actores de estos grupos como actores capaces de generar posicionamientos propios.

El gran reto en esta coyuntura para los jóvenes es trascender del efecto mediatico e incorporar una perspectiva de un segmento importante de la población en consolidación y profundización de la democracia. Los grupos de jóvenes organizados que han surgido generarán por sí mismos una valoración de la jornada electoral, estarán presentes el día de la elección, participando como observadores, votando y denunciando, pero difícilmente lograrán una observación que sea apartidista y objetiva en este proceso con base en los estándares de observación electoral.

 

¿Son las nuevas tecnologías y las redes sociales una herramienta adecuada para estructurar y realizar observación electoral?

Las nuevas tecnologías y las redes sociales son herramientas sumamente importantes para las y los jóvenes, nos han dotado de una capacidad de difusión y comunicación que han permitido en algunos casos articular movilizaciones e influir en la opinión pública. La mayoría de las iniciativas que existen de observación electoral impulsadas por los jóvenes se auxilian de las redes sociales. Pero las redes sociales no subsanan una falta de metodologías y organización adecuada para realizar un ejercicio de observación electoral.

La simple recabación de información sin articularla y sin una previa planificación no permite un análisis y posicionamiento. Por otro lado, las iniciativas fundamentadas a partir de las redes sociales no siempre tienen un organizador y ejecutor claro y dependen de la participación de los usuarios para su efectividad. Difícilmente se generará en las redes sociales iniciativas que cuenten con la credibilidad necesaria para incidir de manera efectiva en los actores políticos. Cabe señalar que en nuestro país las redes sociales y las nuevas tecnologías están lejos de ser accesibles a todos los jóvenes y el realizar un diagnóstico de las percepciones y valoraciones de la jornada electoral presenta un sesgo  importante debido al perfil de los usuarios.

A pesar de que las redes sociales serán el día de la elección, y han sido a lo largo de las campañas electorales, medios de monitoreo y denuncia de irregularidades en el proceso que estamos viviendo, son incapaces de generar un balance amplio e integral de los acontecimientos que ocurrirán el 1 de julio y una valoración del proceso en su conjunto, y aún más difícil será que sea a partir de estos medios que se de un seguimiento al proceso postelectoral. Pero hay que hacer notar que sí son redes que generan presión frente  a las autoridades y responsables y dan una mayor capacidad de visibilizar las irregularidades, gracias a esto el nivel de exigencia del cumplimiento de las normas por parte de los ciudadanos se ve incrementado e incluso podrá rebasar la capacidad institucional en del IFE para monitorear y garantizar la certeza dentro de este proceso electoral.

 

L@s no ciudadan@s

L@s no ciudadan@s

Las y los jóvenes menores de 18 años

El movimiento estudiantil #YoSoy132 ha obtenido apoyo muchas personas: académicos, trabajadores, padres de familia que han realizado videos y muestras de apoyo a los jóvenes y a los ciudadanos que se han sumado a las demandas planteadas por el movimiento en esta coyuntura. Pero entre todos ellos hay un sector de la población que a pesar de no contar aún con una ciudadanía,  grupos de jóvenes menores de edad, han decidido incluirse en este proceso.

Los jóvenes son muy diversos, las juventudes son difìciles de clasificar y caracterizar, pero podemos hacer una clara diferencia entre dos tipos de jóvenes que tienen condiciones jurídicas y sociales muy distintas: los menores de edad y los mayores de edad.

Los jóvenes menores de edad no son ciudadanos y por ello están más limitados en sus derecho políticos. No existen mecanismos reales para su participación y son, entre todos los jóvenes,  quienes tienen mayor dificultad para legitimarse en los espacios políticos. Por otro lado, enfrentan retos importantes para poder consolidar una autonomía plena en todos los niveles, desde las decisiones sobre su cuerpo y su sexualidad, hasta sus posibilidades de toma de decisión sobre sus condiciones de vida.

Los menores de edad participan en muchas actividades políticas y son jóvenes que cuentan con la ventaja de haber crecido en una generación con un alto acceso a Internet, redes sociales y medios distintos de información y de consolidación de opión pública.

Los menores de edad son los no ciudadanos de nuestra democracia, sujetos activos en la vida del país pero que tienen relegada su participación en una postergación constante de sus derechos.  Cabe destacar que es un grupo que no cuenta con instrumentos jurídicos internacionales que amparen sus derechos como jóvenes en nuestro país, debido a que México no ha ratificado la Convención Iberoamericana de los Derechos de los Jóvenes, único tratado internacional que reconoce la especificidad de este grupo.

Dentro del movimiento #YoSoy132 ha habido una presencia de alumnos de preparatoria, esencialmente de escuelas públicas, y más marcadamente a través de la organización MAES http://aspirantesexcluidos.blogspot.mx/ Movimiento de estudiantes excluidos de la educación superior, donde participan jóvenes que cursan aún la preparatoria.

Típicamente pensaríamos que son los menores de edad con más años quienes más participan, pero nos han dado una sorpresa, el incipiente movimiento #YoSoy133 conglomera en su primer video a un conjunto de jóvenes que van desde los 12 años hasta los 17, siendo en su mayoría estudiantes de secundaria e incluso de primaria. Hoy, debemos reflexionar sobre la participación de nuestro jóvenes más jóvenes, empezando a cuestionar cuál es el papel de este grupo en la consolidación del proyecto democrático, su interés por participar y posicionarse nos habla de un conjunto de jóvenes que inician su juventud en la discusión política y que transgreden, una vez más, los estereotipos hegemónicos.